…y me lancé al agua

¿Te has dado cuenta de que el mayor impedimento para cambiar tu vida son tus pensamientos?

Hace unos días, el 28 de noviembre, fui a dar un paseo por la playa. El contacto con la naturaleza tiene esa magia que te devuelve al presente… No hay mejor jarabe para una vida sana.

El mar

El mar el día 28 de noviembre de 2015. ¿Cómo resistirse? 😉

Iba paseando y disfrutando del dulce sol otoñal cuando, de pronto, vi cómo un matrimonio se quitaba la ropa y corría hacia el agua. Sonreí. Estaban relajados, alegres, eran libres.

Seguí caminando y por un momento se me pasó por la cabeza: ¿y si hago lo mismo? El agua estaba cristalina, el cielo azul y la temperatura era tan agradable…

Sí, pero he quedado con mis padres para comer y voy justa de tiempo. Además, no llevo toalla para secarme. No, espera, sí llevo toalla. Pero mis padres me esperan… Y luego, ¡qué pringazo bañarme y llenarme de arena! ¿Y qué más da un poco de arena? Además, es como si esa agua tan clara estuviera llamando mi nombre… Que no, mira qué horas son ya, me van a matar. Davinia, no pienses, no te pongas impedimentos, si quieres hacerlo, ¡HAZLO! Sin pensar, sin pensar… JUST DO IT!

Así que allá fui (¡BIEEEN!). Me quité la ropa y corrí hacia el agua con una libertad y un júbilo que no experimentaba desde hacía tiempo. Fue increíble, la belleza de la escena era inigualable, cómo brillaba el sol, el agua estaba transparente… Sentí en mis propias carnes esa naturaleza perfecta, tan perfecta como nuestra propia naturaleza interior.

mandala

¿Alguna vez te has preguntado qué es la libertad?

Eso es la libertad. Libertad es no verte limitado por tus pensamientos cuando quieres hacer algo que no daña a nadie. Libertad es librarte de todas las excusas que te pones día a día y decir: BASTA, hoy voy a escucharme y seguir los pasos que me llevan al agua, si eso es lo que quiero. Hoy no voy a hacer ni caso a la vocecita en mi cabeza que me dice que no puedo, que no soy suficiente o que no es el momento adecuado.

Hoy voy a ser LIBRE con todas las consecuencias. Hoy SOY LIBRE, con todas las consecuencias.

Davinia Lacht

Una vida en equilibrio

1 pensamiento sobre “…y me lancé al agua”

  1. Bonito relato Davinia. Voy a pensar con mayor profundidad sobre el tema. Estoy seguro que continuamente ponemos excusas para no hacer cosas que en cierto momento nos apetece hacer y creo que tienes razón con lo que escribes.
    La libertad en muchos aspectos es todavía un camino por explorar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.