Carta a la niña que fui

1990

Verano de 1990

Recuerdo mi infancia con mucho cariño y alegría. Sin embargo, sí tengo conciencia de ciertos momentos en que parecía que las piezas no encajaban.

El otro día íbamos viajando en coche cuando de repente sentí el impulso de escribir una carta a la niña que fui, como si de alguna manera fuera a afectar su entendimiento de esos momentos en que las cosas parecían desbordarse. Así que así lo hice.

Escribí esa carta en cuestión de segundos y, nada más acabarla, ¡lloré cual niña de ocho años! Lloré porque sentía que esa carta llevaba mucho tiempo dentro de mí; lloré porque parecía que esa carta daba sentido a momentos de mi niñez de entendimiento y fe absoluta en un futuro diferente.

Con mucho cariño y desde lo más profundo de mi corazón, comparto esa carta con vosotros.

mandala_agua

Carta a la niña que fui, a la niña que soy

Estoy aquí para acompañarte. Déjame decirte que lo que ves ahora es mucho menos de lo que verás.

Cuando sientas que el mundo te puede, tal y como sentirás muchas veces; cuando lo que escuches no tenga sentido y la vida sea más dolorosa de lo que esperabas; cuando sientas que tu niñez ha sido comprada con kilos de libros y un puñado de paredes; cuando sientas que lo que ves en la calle se ha alejado del amor y que los niños han dejado de ser niños…

Escanear0017b

🙂

Cuando sientas que quieren comprar tu amor con un puñado de halagos; cuando te sientas sola y vacía por buscar donde era imposible encontrar; cuando intenten convencerte de que la única realidad es una que no te dice nada…

Confía, ama, ten fe ciega en un gran cambio, sonríe, entrégate y levántate sin lamentos una y otra vez porque llegará el día en que cambien las normas de tu juego. 

Serás aquello que dijeron que nunca serías. Conocerás el amor verdadero, ese que no entiende de ojeras ni de un mal día. Serás feliz, verdaderamente feliz, con una felicidad que supera los límites de lo exterior. Vivirás en plenitud y pisarás con tanta fuerza que tus huellas mostrarán el camino a muchos.

Sonríe porque la vida es bella, es perfecta. Crece con ganas y da luz a ese paraíso que ahora parece lejano.

Todo es perfecto.

Todo está perfecto.

Fdo.:

Quien algún día serás, quien tú ya eres

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.