Equilibrio… ¿estable o inestable?

El otro día desayunaba con un amigo en Madrid cuando justo salíamos de una clase de yoga. Toda clase de yoga tiene el potencial de hacerte ver que tienes fuerza para cambiar el mundo, fuerza para conseguir todo aquello en lo que creas. Estás inspirado, estás in spirito. Estás conectado con tu esencia y, sin ninguna duda, es el mejor estado posible para generar cambio y una nueva realidad.

Equilibrio estable e inestable

Mejor que mil palabras 🙂

Hablábamos un poco sobre temas de interiorizar, de felicidad, de lo que nos hace felices y mil cosas más. En ese momento, él mencionó el término equilibrio inestable, a lo cual respondí: ¿Qué quieres decir? ¡Parece una antítesis! Así que procedió a darme una definición ingenieril y me hizo un pequeño dibujo para ilustrar la definición. En ese momento pensé: ¡Cuánto sentido tiene! Y no solo eso, sino que lo vi reflejado en nuestras vidas, en lo que a veces creemos que es un equilibrio real y no es más que un equilibrio inestable.

En la mayoría de ocasiones, confundimos ambos conceptos, los mezclamos. En cualquier caso, hice rápidamente una foto del diagrama porque quería compartir todas esas reflexiones que habían venido de forma espontánea.

Para mí, el equilibrio inestable en relación a nuestras vidas es ese equilibrio que surge como consecuencia del trabajo, de tener una casa o de cualquier otro parámetro que hayamos metido en nuestra cabeza como sinónimo de estabilidad. Está muy alejado de la estabilidad real. Primero porque en cuestión de 5 segundos puede desmoronarse sin que nos lleguemos a percatar. Segundo, porque… ¿a qué llamamos estabilidad? Para la mayoría es algo tan fútil y fugaz que cada uno tenemos un concepto diferente, cada uno la definimos de una manera e interpretamos que hemos logrado el éxito o no en ese equilibrio según lo que nos complace. ¿Qué realidad tiene eso? ¿Cómo puede ser real ese concepto si es tan cambiante, tan desequilibrado?

El equilibrio inestable es todo aquel basado en cuestiones externas, que depende de lo de fuera y nos hace sentir a gusto y centrados solo temporalmente, ya que puede desbarajustarse en cualquier momento y ser la causa de una increíble insatisfacción e infelicidad. Además, es tan poco real que en todo momento tenemos que esforzarnos por mantener ese equilibrio, ya que sabemos que podría desaparecer en cualquier momento. Nunca nos sentimos en calma con él. Nunca nos sentimos plenos. Sin embargo, nada más adecuado que esta cita de UCDM:

Nada real puede ser amenazado.

Nada irreal existe.

En esto radica la paz de Dios.

Equilibrio

Experimentando con el equilibrio… ¿estable? 😉

Cambia Dios por cualquier palabra que te haga sentir más cómod@.

Por otra parte, está el equilibrio estable. Tal vez ese sea el único equilibrio real. Tal vez sea el único que existe y el único que nos puede conectar con nuestra paz interior. Para mí, el equilibrio estable es aquel que no proviene de factores externos. Viene de la desaparición de ondas de felicidad e infelicidad constante, de ahora estoy superfeliz y mañana estoy supertriste. Lo verdadero es inmutable. Un equilibrio estable es consecuencia de descartar todo aquello que no es verdadero, todo aquello que es producto de la mente. Es consecuencia de escuchar el silencio interior, de vivir en el mundo sin necesitar nada de este mundo. Es aceptarnos siendo quienes somos y como somos, aceptando el momento presente tal y como es. Eso no implica que no podamos generar un cambio. Si ha habido un cambio interior y ya no conectamos con la realidad exterior, ese cambio es inminente. Podemos fomentar el cambio, pero ese cambio provendrá de la aceptación de lo que ya es, provendrá de la paz y la motivación positiva, de vibrar alto.

El verdadero cambio, aquel que puede dar un giro positivo a la vida tal y como la conocemos, será la consecuencia de un cambio interior derivado del silencio, de esa paz basada en la escucha. Ese cambio será inminente e irá consonancia con lo que nosotros somos en esencia: pura perfección, pura magia, pura verdad y pura estabilidad.

Con mucho amor,

Davinia

1 pensamiento sobre “Equilibrio… ¿estable o inestable?”

  1. equilibrio equilibrado, estabilidad estable, son conceptos, la estabilidad nos da equilibrio, tanto fisica como emocional funcionan de la misma manera, cuando existe un desorden causado por diferentes factores en el oido interno nos desestabilizamos y perdemos el equilibrio, mareos, sucede lo mismo con lo emocional, todo tiene sus dos polos, concientes que el ser busca en ambos casos la solucion al problema desestabilizador, sea interno y/o externo, los conceptos que se han programado a nivel mental, como correctos son solo etiquetas del como se debe pensar por lo tanto como se debe sentir, no se puede conservar un estado de animo de de forma continua, como la felicidad o la tristeza, son momentos, por lo tanto la estabilidad o equilibrio emocional son herramientas para creear nuestra realidad en el momento, dependiendo de nuestro estado…no existe lo positivo sin lo negativo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.