Día 06 – Reconexión con el alma

Sábado, 30 de julio de 2016

Sexto y último día en silencio. Mañana domingo, a las 13:30h me voy de Taizé a Lyon, hago noche y vuelo temprano hacia Valencia el lunes.

Taizé

Taizé

Es tal el amor que siento dentro de mí que no ha dejado espacio para nada más. Mi corazón y todo mi Ser se han sumido en una paz, serenidad y calma desconocidas hasta ahora. Siento un amor tan profundo que me sería imposible juzgar aquello que ven mis ojos. De hecho, incluso mi vista exterior solo quiere mirar hacia dentro. Queda poco margen para observar el exterior.

El sentimiento es tal que ahora mismo podría olvidar esos billetes de avión y olvidar todo aquello que he sido hasta ahora. Olvidar quién soy porque eso ya no me dice nada. Olvidar mis gustos, mis manías, mis prejuicios y quehaceres por algo mucho mayor que yo.

No obstante, la vida me dice que debo volver a casa y hacer ciertos ajustes.

La casa será la misma, los muebles, la cama, la almohada… Pero yo, 15 días más tarde, no soy la misma. Poco ha cambiado por fuera, pero soy otra por dentro. Mi interior se ha abierto a otras verdades y algo me dice que vienen ciertos cambios, algunos de ellos a nivel exterior. De no haberlos, posiblemente no estaría siendo fiel a esta nueva verdad interior.

Cualesquiera que sean las fuerzas que residen en este Universo, ruego me den valentía para volver a la que hasta ahora ha sido mi vida y encontrar un hueco para colarme en ella, para introducirme en ella sigilosamente y poder maniobrar desde los mandos de control para crear un nuevo espacio fiel a este nuevo yo.

20160725_113659

Un rinconcito cualquiera

Ruego me ayuden a ser siempre fiel a esta nueva verdad y permitir que siga creciendo, expandiéndose… hasta ese punto de no retorno, vasta eternidad e infinitud que cubre todo lo que es, ha sido y será.

Ruego por ser un reflejo de esa gran verdad allá a donde vaya y que toda persona con la que me encuentre pueda ver esa verdad en sí misma, y yo en ella.

Ruego por una readaptación suave y amable a la vida normal, más allá de este pequeño paraíso.

[…]

Ya preparada para las últimas oraciones en Taizé. Siempre son cantadas. Es imposible que sus letras y melodías no intensifiquen la fe y la devoción.

Llevo todo el día entre con ganas de llorar y disfrutando al máximo de cada minuto. ¿Por qué llorar? He intentado observarme…

  • ¿Miedo a perder esta paz y este amor?
  • ¿Rechazo a lo que es?
  • ¿Conmoción por todo lo que me ha aportado esta experiencia?
El camino de vuelta

El camino de vuelta

Tal vez un poco de todo. Cuando surgen los pensamientos, mi mente se consuela pensando que volveré en cuanto sea posible. Así se entretiene un rato y me deja tranquila 🙂

Bendito sea este mágico lugar y benditas las honradas, dulces y serviciales personas que lo hacen posible.

[…poco antes de dormir]

El viaje empezó con un día lluvioso y acaba ahora con un diluvio.
Entre medias, solo sol.
Que los truenos despierten el alma.
Que la lluvia sea lo único que moje nuestros rostros.
Todo lo bueno acaba con una bendición del cielo.

Desde el silencio,

Davinia

mandala_agua

A lo largo del mes de septiembre (2016) habré publicado todas las entradas del Diario del silencio. Os invito a recorrer el blog para que andemos junt@s el camino hacia la quietud de la mente y la conexión con el alma 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.