UN PASEO… ¿PARA RELAJARSE?

Paseando por un bosque a las afueras de Taizé

Paseando a las afueras de Taizé

El otro día paseaba por un bosque y sentí una paz y un silencio que trascendían cualquier ruido de la mente. Había ruidos propios del bosque: ramas crujiendo, el movimiento de las hojas, sonidos de movimientos repentinos… Pero lo que reinaba era ese silencio que abarcaba cada uno de esos ruidos.

¿Por qué, en muchas ocasiones, salimos a pasear porque necesitamos relajarnos y acabamos igual o más agobiados que antes? ¿Por qué no conseguimos deshacernos de nuestros problemas?

Paseando a las afueras de Taizé

Paseando a las afueras de Taizé

En este vídeo comparto ese porqué… Y también cómo podemos llevar esos paseos a otro nivel para liberarnos, despojarnos de las ataduras de la mente y disfrutar del verdadero silencio, que es siempre el silencio interior.

Espero que disfrutéis del vídeo 🙂

(¡Comparte, comenta y dale me gusta para que pueda ayudar a más gente! :D)

Con mucho, mucho amor,

Davinia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.