Un silencio que habla de eternidad

Inhala. Exhala. 

Sentir el Todo dentro de ti y saber que es así porque existe la nada.

Los días de energía más baja, contra los que habría luchado en otro momento, se han convertido en plenitud. Antes habría luchado contra ese estado de recogimiento. Habría intentado estar risueña, jovial, y me habría cabreado por no lograrlo, o porque mi alma sabía que no era ese ruido lo que necesitaba. Ahora pregunto, ¿y qué tiene de malo ese recogimiento?


En el momento en que se acepta ese estado, cuando aceptas que estás así, sin más, tu interior se abre a profundidades insólitas. La energía no está volcada hacia el exterior, como podría suceder en otros días, y hay una aceptación absoluta. Emerge un silencio que habla de eternidad.

Esta tarde volvía a casa (¿qué es casa?) siguiendo un camino desconocido en una ciudad desconocida. Estaba anocheciendo y descendí por un pasaje para pasar al otro lado de la carretera. Un hombre eructaba detrás de mí y venían de frente otros dos que en otra época me habrían hecho andar más rápido. En ese momento me di cuenta: eran personas, como yo. Me di cuenta de que me sentía cómoda en una circunstancia que en el pasado me habría incomodado y algo habló dentro de mí: ¿acaso hay algo que temer?

Esa es la pregunta: ¿acaso hay algo que temer? ¿Acaso no es el miedo a morir lo que nos impide vivir? ¿Acaso no es el propio miedo a morir el que nos quita la vida?

Vivir, solo podemos vivir cuando existe una confianza absoluta volcada en la única fuente de toda vida. Vivir solo es posible en la confianza de que el día de mañana se encargará de sí mismo. Solo es posible vivir si hay libertad, y libertad es vivir sin miedo.

¿Qué nacerá de la vida? En el momento en que te das cuenta de que no sabes, de que verdaderamente tu pequeño yo no sabe lo que es mejor para él, y decides confiar… La vida te sorprende. Cuando no pides nada, siempre recibes. Cuando, genuinamente, no pides nada, recibes el mayor regalo.

Me pregunto por un instante qué deparará la vida; y en cuanto me doy cuenta de esa pregunta, me desprendo de ella: no quiero que este cáliz se llene ni siquiera de una mínima duda curiosa.

Vacío. Espacio. Contemplación. Alerta. Confianza.

Silencio.

Silencio.

Solo así emerge la verdadera vida. 

Davinia

Siempre surgen corazones 🙂

2 pensamientos sobre “Un silencio que habla de eternidad”

  1. Hola buenas noches Davinia, cuando publicas algo me encanta, siempre espero a esas palabras que te hace pensar y compreder cuando hay malos momentos que te ayudan a ver la verdad de la vida muchas gracias como siempre (una sugerencia que espero que lo hayas pensado jjj me encantaria que escribieses un libro de todas estas palabras tu vales) un gran besazo 😘😘😘

    1. ¡Hola, Isa!
      Muchas gracias por escribir. Me alegra saber que hay alguien al otro lado 🙂
      La vida puede ser tan tan sencilla… Pero eso solo puede suceder cuando entendemos que los retos son parte de ella. ¿Un reto nuevo? ¡Pues a por él! 😉
      La vida nos irá marcando el camino 🙂 <3
      Un abrazote,
      Davinia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.