¿Ha sido un sueño?

Y me pregunto, ¿ha sido todo esto un sueño?

El transcurso de los dos últimos meses parece haberse desvanecido, fundido, mitigado; parece haberse difuminado en el viento como si no hubiera sucedido nunca.

Vine a Birmingham con la única finalidad de preparar el encuentro (¡o tal vez el encuentro fuera el medio para justificar un sinfín de enseñanzas!). Conforme disfrutaba del EVENTO, de vez en cuando recordaba: ¡está sucediendo aquello que vine a preparar!  ESOS DOS MESES resonaban en mi interior apenas como un suspiro. Verdaderamente, como un sueño. Incluso el propio encuentro es ahora un sueño del pasado.

Estos tres días han hecho que observe el tiempo y me han devuelto a la realidad de que todo muere instante tras instante. Y me recuerdan la frase que tengo grabada en la piel: ¿y si la vida fuera solo un sueño?

Hoy, en la oración de despedida de la mañana, observaba como flotando en el aire las idas y venidas de la gente, los adioses de hoy que serán los encuentros del mañana; y todo me parecía tan ilusorio. Veía qué poco importan los detalles superficiales y cómo lo verdaderamente importante es lo esencial. ¿Con qué intención se hacen las cosas? ¿Qué ánimo estás poniendo en todo aquello que haces? ¿Por qué haces lo que haces? Pero de verdad, ¿POR QUÉ? No te creas las primeras respuestas de la mente, pues podrían tener cierto egoísmo oculto.

Esta mañana veía con claridad cómo estamos interconectados todos con todos, como bolitas de energía que juntas generan una fuerza u otra según la intención que prevalezca. Vi el poder de la oración conjunta siempre que se practique con la intención adecuada. Vi cómo lo que parece un encuentro casual afecta a las interacciones futuras; o cómo el universo va forjando y forzando conexiones futuras a partir de encuentros aparentemente triviales. Todo y todos estamos conectados de una forma mucho más profunda de lo que podría transmitir cualquier palabra.

Todos, como gotitas de agua que se juntan hasta formar un río, podemos abrir camino donde no parecía haberlo como solo la fuerza del agua sabe hacerlo.

¿Seguimos caminando junt@s? En Instagram comparto imágenes del día a día que, sin quererlo, van contando la historia del bello vivir. También podemos conectar en Facebook y en Youtube. Nos vemos por las redes 🙂

¡No dudes en compartir tus pensamientos e inquietudes! Me encantará escucharlos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.