Un compromiso para toda la vida

Una aventura que comienza con un compromiso al nacer: el compromiso de vivir el cielo a la Tierra. Un compromiso para toda la vida. Puede que lo olvidemos o queramos olvidarlo, pero ahí está.

A veces esperamos a ese nuevo gran paso para justificar nuestra existencia, valorarnos a nosotros mismos o sentir que lo que hacemos vale la pena. Qué ingenuos. Qué perdidos. Ese nuevo paso, tan pequeño o grande aparente ser, es uno más dentro de esa espléndida aventura que es vivir. Un regalo. La vida entera es un regalo. Esa etapa previa que parecía más insignificante es imprescindible para lo que vendrá después.

¿Cómo cambiaría la vida si supiéramos que, hagamos lo que hagamos, todos los días son grandiosos, brillantes, perfectos en cada pincelada? ¿Cómo nos relacionaríamos con la gente si fuéramos conscientes de que cada día se compone justo de las personas adecuadas en ese momento? ¿Y si supiéramos que no necesitamos a nadie más ni nada más para vivir el día perfecto? ¿Y si entendiéramos que todas las personas que se nos aproximan, que recibimos, son perfectas e indispensables en ese instante? Tal vez lo entenderíamos si nos atreviéramos a posar nuestra mirada sobre la suya.

La aventura de vivir: una aventura porque tenemos la diversión garantizada siempre y cuando sepamos bailar la vida a su ritmo, de brazos abiertos, adaptándonos y aceptando con alegría aquello que viene. Vivir así y recibir solo regalos. Cuando no esperas nada, lo recibes todo. Cuando optas por dejar la mente a un lado en tu camino, decide algo mucho mayor que tú y todo sucede con una belleza y suavidad desconocidas hasta entonces. Todo llega cuando lo necesitamos.

Y poco a poco, muy poco a poco, vamos aprendiendo a ver en la oscuridad: una oscuridad cargada de luz, una luz resplandeciente, una luz que es amor y nos guía sin nosotros saberlo. Una luz que ilumina cada rinconcito de nuestro ser con una paz profunda, verdadera; la paz de quien sabe que velan por él, que está protegido, que la vida solo puede salir bien.

La vida solo puede salir bien cuando uno se decide por la Vida.

La vida solo es bien.

La vida solo es amor.

La vida, la de verdad, es perfecta. Si no, no sería vida.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.