Un mar de peces

Un mar lleno de peces. Saltan, agitados, esperando que algo caiga en sus bocas hambrientas. Esperan con ansia.

Esperan con hambre. Y así, sin más, empiezan a caer pedazos de pan como de la nada. Un pan que no empieza ni acaba. Llega para todos. Todos reciben su porción y quedan satisfechos.

Luego, un mar vacío. ¿Por qué? Esos mismos peces nadan rápido para alimentar a otros peces con el mismo pan que ellos han recibido. La cadena nunca acaba. Todos quedan saciados, felices.

¿Recibiremos ese pan que sacia toda hambre? ¿Podremos alimentar a otros con él?

Prends courage!

¿Seguimos caminando junt@s? En Instagram comparto imágenes del día a día que, sin quererlo, van contando la historia del bello vivir. También podemos conectar en Facebook y en Youtube. Nos vemos por las redes 🙂

¡No dudes en compartir tus pensamientos e inquietudes en los comentarios! Me encantará escucharlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.