Es hora de despertar

Es hora de despertar y decides retrasar la alarma cinco minutos más.

El cantar de los pájaros te dice que podría ser bueno. Cantan su viva melodía que alegra los corazones. Te hacen sonreír, te hacen querer vivir, te hacen preguntarte si vale la pena seguir durmiendo. ¿Para qué? ¿Acaso los colores no se revelan al abrir los ojos? ¿Acaso el cantar no se pierde entre los sueños?

El mundo nos espera. El mundo empieza a amanecer con la esperanza de que lo hagamos con él, de que decidamos caminar sus campos llenos de luz y cantar sus alabanzas. Todo está preparado. Las calles nos esperan montadas para que recorramos sus distancias.

Camino, no falta camino, solo la voluntad de caminarlo. Camino que no induce a pérdidas cuando has decidido despertar y dejarte conducir por el dulce piar de los pájaros. Camino cuya forma poco importa, pues solo vale la voluntad de caminarlo.

Camino, dulce camino que solo se recorre con los ojos abiertos y el corazón despierto. Camino con bruma vespertina. Camino con flores salvajes, flores dispares y siempre relucientes.

Caminante, no hay camino; se hace camino al andar.

Es hora de despertar.

¿Seguimos caminando junt@s? En Instagram comparto imágenes del día a día que, sin quererlo, van contando la historia del bello vivir. También podemos conectar en Facebook y en Youtube. Nos vemos por las redes 🙂

¡No dudes en compartir tus pensamientos e inquietudes en los comentarios! Me encantará escucharlos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.