Cantos al cielo

No, no intentaré escribir una obra maestra.

Sí, buscaré, como siempre, distinguir entre voces. Que sea una brisa suave la que inyecte la tinta, que mis manos bailen acompasadas entre mares de papel.

Una pasión que es entusiasmo promueve mi andar; y hoy es la certeza de que me acompañas la que me hace sentir segura. A veces olvido, a veces tiemblo. A veces hablo desconcierto por haberme creído uno, por haber creído que algo tenían que hacer mis manos. Poco puede durar el olvido cuando tu amor, siempre paciente, vuelve atento a mi rescate.

Me acompañas, ahora y siempre.

Buscaré escucharte, ahora y siempre.

Busco que mi voz cante tus cantos de madrugada. Busco tu abrigo incluso en mis desiertos.

Hoy sé la vida que quiero y sé que te quiero a mi lado. Hoy sé cuál es mi anhelo, que es paz y serenidad, tu paz, tu serenidad. Hoy importo menos que nunca y, justo por eso, me colmas de regalos inesperados.

Gratitud por ver cómo allanas este que era mi camino y ahora es camino de todos.

Hoy sé que la sinceridad de mi alma te llega, te besa, y que al no buscar nada siempre es bien recibida.

Hoy vivo por ti, muero por mí y por todos.

Acompáñame por este camino de eternidad y hagamos juntos algo bello.

2 pensamientos sobre “Cantos al cielo”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.