Comunicando desde el centro de quietud

Creo experiencias, talleres y conferencias para eventos y empresas que buscan transmitir la importancia de detenernos y escuchar la voz interior.

Invítame a tu evento o contrata una de mis experiencias conscientes para que hable a tu público de…

¿Cómo integrar la esfera espiritual en nuestro día a día? Somos seres espirituales en esencia y solo podremos sentirnos realizados cuando elijamos ser seres humanos desde una visión holística.

Volvamos al equilibrio entre el ser y el hacer. A veces asociamos creatividad con hacer cosas artísticas. Sin embargo, todos somos creativos por naturaleza. Los humanos 2.0 conectan con su capacidad creativa y hacen del día a día una obra de arte, con independencia de si son artistas, ingenieros o amos de casa. Cada amanecer es una posibilidad de romper con viejos patrones y manifestar una nueva realidad desde el momento presente. Eso es la verdadera creatividad.

La ansiedad, el estrés, la nostalgia, la preocupación, la ira… Todos ellos tienen en común que se originan a partir de la identificación con el pensamiento y una energía vital mal gestionada. Profundizaremos en su origen y daremos algunas prácticas sencillas que servirán de ayuda para profundizar en nuestra paz interior.

Los humanos 2.0 son seres que viven en relación con el mundo sin perder el contacto con su centro de quietud. Contemplan la realidad exterior desde su aspecto sutil, sin dejarse llevar por las apariencias. Conocen su capacidad creativa y utilizan el pensamiento como medio para la relación con el mundo, sin quedar atrapados en él. Esta nueva realidad, al alcance de todos, nos permite vivir en una constante sensación de armonía y paz interior. ¡Seamos nuestra mejor versión!

La meditación y otras prácticas de atención plena pueden ayudarnos para volver al centro de quietud que somos en esencia. Con un poco de observación y constancia, podemos cambiar radicalmente la percepción de nuestro día a día y vivir con mayor sensación de paz y bienestar. En este contexto, doy herramientas prácticas que la audiencia podrá usar en su día a día.

La vida urbana se define por su sensación de insuficiencia y la búsqueda constante de satisfacción en lo exterior. Por otra parte, los hay que se dan cuenta de que algo va mal en esa búsqueda, y emprenden una búsqueda espiritual.

Toda búsqueda parte de la premisa de que este momento no es suficiente.

Mi mensaje en este tema es mucho más sencillo: No hay nada que buscar. La plenitud está aquí y ahora. ¿Te atreves a aceptar esta realidad?

¿Qué puedo ofrecerte como ponente?

  •  Un mensaje claro y directo nacido de la escucha interior.
  •  Entrega total al que siento como mi propósito de vida: transmitir la posibilidad de que vivamos una vida en armonía entre el ser y el hacer.
  • Palabras cargadas de amor y quietud.
  • Una experiencia de vida auténtica y única para los asistentes.

Es momento de despertar a la realidad interior.